Finding The Lost City (Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia)

The place you are about to access is as sacred and requires as much respsubiendo 1200 escalonesect along the path as the Sistine Chapel or a Muslim mosque“. That’s what Marrón -our guide in this voyage- said with solemnity.

We had been walking for two and a half days through the mountains and the rivers of the Sierra, and we were about to begin climbing the thousand two hundred stone steps that would lead us to our yearned goal.

It is said that the true and profound reason of everything we do or aim to do in our life has to do with certain feelings associated with such a search. For example, the desire of a bigger and nicer house, is not because of the house itself, but the sensation of comfort and abundance that it will give us.

Recently I had made my own list of Core Desired Feelings (1) and one of those states of being that quickly came to my mind was that of adventure. Although that feeling really resonated deeply in me, I have to say that I hadn’t experienced myself like that for ages.

After taking the decision to make the journey to The Lost City, I was totally thrilled. By means of an activity of some physical demand, which allowed me to be in great contact with nature, I was going to meet an archaeological and spiritual relic in my own country!

Everything from the beginning was absolutely and pleasantly surprising.

The biggest surprise I found was that I was the only Colombian within the twenty tourists who began the journey the same day I did. All European! It is worthwhile saying that that number of people begin the journey daily!grupo en ascenso

The group of ten people that I belonged to, was the most diverse in every sense. Different ages, most of them in their twenties, just three of us in our forties :), coming from England, Austria, Spain, Germany and the Netherlands. One of them, gay, a charming, fun and genuine man that made us die laughing many times! Most of them were touring South America and this trip had originated from different reasons as well. One had been laid off, other one had taken a leave from work, students on a sabbatical, someone who was self-employed, another one had quit her job, etc. I think that besides our love for traveling, we all were united by our very own personal searches.

Chatting about our trips showed how similar we all were, in the sense of knowing other countries more than our own! And I thought how much that happens to us not only in this instance but in so many others, that we seek out adventure, the warmth of the people, new cultures, new experiences and we end up realizing that everything that we seek is here, now, within ourselves. Perhaps that’s the pleasure of traveling, recognizing ourselves in every place we go to.

Finding myself ieuropeos break frutan the middle of so many Europeans, gave me a weird exciting feeling, I felt almost as a foreigner in my own land, a land with which every one of them was fascinated. I liked to ask them what was the thing they liked the most of Colombia so far, and they always answered quickly, genuinely and repeatedly “the people, always kind and willing to help”.

And as for my own experience, I could say exactly the same about them!

As we climbed the mountain, I (the smallest of all in size and with a backpack weighing a quarter of my body weight) had difficulties climbing through the mud. However, one of them helped me and remained near me in case I needed help, to literally give me a boost.

The otcascadaher challenging place for me was the river. I thought I only had ‘respect’ (real fear) for the open sea, but I realized that I don’t feel comfortable with the currents either… They also scare me. Thus, where I felt less confident was stepping over the stones to cross the river. Fortunately, there was another one of them, waiting for me to give me a hand so I could cross the river fearlessly.

I have always admitted that I am not fond of water. I love to see it, hear it in a river, stream, rain, or in the sea waves that are currently cooing me as I write on the beaches of Palomino… But getting wet…feeling the water fully…I don’t like it at all.

 I know I have a fear deep inside me in relation to water and I once had the opportunity to face it but haven’t overcome it yet! It was a pool of those that are formed in the river, three meters deep, where you can jump from a distance of another three meters. I wanted to do it -as all the rest did- and I have to say that I had never felt so scared before. I was literally shaking and my heart had never pounded so fast before. I looked at the water, thought, turned, came back, looked again, trembling all the time… Until I did it! with a scream that didn’t last long because I was already going deep into those three meters to then be pumped to the surface in a matter of seconds! If one decides faster, fear only lasts milliseconds…

Sometimes we get stuck suffering, thinking, and worrying, for an unnecessary time, to deal with something that is much less painful than that previous distress. It’s just a matter of making decisions with determination and taking action.

However, the big test with water was not precisely that one.

The second day of the journey, after a nice lunch when I was dreaming of having a nap and with the fact that we would stay that night there, I realized we had to keep on going and this point was the beginning of the toughest day – no doubt- of the whole trip. That night we would sleep in the camp prior to climbing the thousand two hundred stone steps that would lead us to The Lost City (Ciudad Perdida).

That day demanded not only one of the last climbs, but crossing the Buritaca river twice more. When we left the lunch place, it began to rain and it was the heaviest downpour one could imagine in those lands.

el rio

And this is not one of those plans you postpone or cancel because of the rain. No. Our itinerary was immovable and besides we had to get to the camp before sunset.

I had never had such intimacy with water. It was not only how wet my bag (everything inside was in a plastic bag) and I were, but my soaked feet began to blister… It was at this precise moment, feeling discomfort and pain, when I had to bring the awareness of the state of being from where I should live this experience.

Knowing our Desired Core Feelings allows us to remember the state of being that our souls chose to experience in this life, and from that place we should live everything we do. That’s the reason why our DCF are the reference of our alignment with our soul’s agenda.

There couldn’t be a better scenario than this to experience myself as adventurous.

The images crossing the river that afternoon will only remain in our memories, because we didn’t have time nor room to get the cameras, and most of all we didn’t feel like taking pictures!! However, those images might be the most beautiful of the trip. I have them vivid in my memory. Ten adventurers led by Marrón, bringing out our best in order to reach our desired destination.

Those three hours climbing on the mud, getting wet and choosing to remember myself as an adventurer, made me understand crystal clear the meaning of being present, wherever I am.  Of course I wanted to get to a dry and comfortable place where I could rest and have a hot meal. But if I walked under the rain thinking about that future, I would miss the beauty of the majestic and -that day- impetuous Sierra, I would miss experiencing myself as a warrior, brave, strong and calm in such a challenging situation, which thank God, I chose… And thinking about that made me happy for realizing how free I was.

I couldn’t have experienced myself in all those ways if it weren’t for being fully present. That’s how I understood that the freedom to choose how to be in each moment is what make us complete and also it is this freedom what makes us experience life in the most varied and even contradictory ways.

It was clear that the “Diana” I chose to be in that moment was quite different from the one I usually like to experience: comfortable and sexy. Although, who knows if in that smelly, disheveled state and with no make up at all, being so genuine (!) could be sexy under the gaze of someone! ;).

Once finished with that day of intense intimacy with the water, I also thought that the freedom of choosing how to address our emotions is what leadership of our own life is all about, and, in order to exercise that leadership, one is required to be fully present.

After two and a half days of climbing, getting to know our stories while we were walking, helping us and making each other laugh, being amazed by so much natural beauty and after the solemnity of Marrón’s words, we were finally getting to that famous sanctuary.

A lovely ritual with which we would set a special and personal intention for our walk would frame the beginning.

As we had been told by our guide, the place exuded peace and energy beyond words. Retaining walls, irrigation systems and all of that brilliantly designed infrastructure, took us back in time to 700 a.d., when the city was built with the items availab

another view from tople in nature (stone, wood, palm trees) and in such challenging geographic and climatic conditions, that years later in the seventies, the Guaqueros (tomb robbers) called the zone: the green hell.

Physical and mental strength supported the mystique of the construction. It was as if all that spirit was still there, more alive than ever. It was fascinating to walk around and while we walked up through the city itself, we were able to achieve a broader perspective from above. This masterpiece looked more spectacular with the perfect circles that at one time were homes of those past cultures… It was as if the city had been built for the delight of the gods because from the top the City looked more beautiful and impressive.

There was no doubt that the mud, the rain and the river had been worth the efalmost there at the topfort.

Something similar happens in our lives. Although we have decided our destination, and deep inside we know it will be worth the effort, we sometimes forget it along the way, when we tend to lose ourselves in the uncomfortable challenges we find by complaining and expecting things to be different.

The memory of such ineffable sensation of the presence of the spirit and the physical evidence of its grandeur and majesty will always remain in my mind and in my heart, as reminders not only of our soul’s longings but also as reminders of the journey’s hurdles and that the best way to overcome them is by totally accepting them.

la metaI recommend this adventure trip to work on leadership, attitude and presence of the here and now, while discovering this archaeological wonder in the company of sweet and chivalrous, young European adventurers. Thank you to my memorable companions, including Marrón, our guide, who with his spirit of service and long term vision, proved to be a leader truly committed to the Sierra, with its history and legacy.

 I am infinitely grateful to God for allowing me to have this significant experience.

An special mention to Cristina Rodriguez who helped me with the fine-tuning of this english version of the post.

 (1) The Core Desired Feelings are the core idea of the work of Danielle Laporte in her book The Desire Map

If this is your first time visiting this blog and you want to keep on receiving posts on travels, self development and fulfilling and purposeful lives, please leave you email. Thanks!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Encontrando la Ciudad Perdida (Sierra Nevada de Santa Marta)

subiendo 1200 escalonesEl sitio al que ustedes van a acceder es tan sagrado y requiere de tal respeto en su recorrido, como lo sería en la Capilla Sixtina, o en una Mezquita musulmana“. Fue lo que dijo Marrón -nuestro guía en esta travesía- con gran solemnidad.

Llevábamos dos días y medio de recorrido a través de las montañas y ríos de la Sierra, y estábamos dando inicio a los mil doscientos escalones de piedra que nos llevarían a nuestra anhelada meta.

Se dice que la verdadera y profunda razón de todo cuanto hacemos o buscamos hacer en nuestra vida tiene que ver con ciertos sentimientos asociados a tal búsqueda. Por ejemplo, el anhelo de una casa más amplia y más bonita, no es la casa misma, sino la sensación que nos dará el experimentarnos cómodos y abundantes.

Recientemente había hecho yo mi lista de mis Sentimientos Deseados Centrales (1) y uno de los estados del ser que vino rápidamente a mi mente fue el de aventura. Aunque en el fondo ese sentimiento resonaba mucho en mí, podía decir que hacía rato que no me experimentaba desde ese lugar.

Tras tomar la decisión de hacer el periplo por Ciudad Perdida, estaba absolutamente emocionada. A través de una actividad de cierta exigencia física, que me permitía estar en gran contacto con la naturaleza, iba a conocer una reliquia arqueológica y espiritual en mi propio país!

Todo desde el inicio fue absoluta y gratamente sorprendente.

La mayor sorpresa con la que me encontré fue que era la única colombiana dentro del grupo de veinte turistas que iniciaba la travesía el mismo día que yo. Todos europeos! Valga la pena decir que a diario ese número de personas inicia la travesía!grupo en ascenso

El grupo de diez del que yo hacia parte, era el más diverso en todo sentido. De diferentes edades, la mayoría en sus veintes, sólo tres de nosotros, cuarentones 🙂 venían de Inglaterra, Austria, España, Alemania y Holanda. Uno de ellos, gay, un hombre encantador, genuino y divertido que nos hizo morir de risa tantas veces! Gran parte de ellos recorriendo Suramérica, donde este viaje era originado también en diversas razones. Una había sido despedida, otra tomó una licencia, estudiantes haciendo un alto, alguien que trabajaba independiente, otra que renunció, en fin… Creo que además del gusto por viajar, a todos nos unía el que estábamos en nuestras propias búsquedas personales.

europeos break fruta

Charlando sobre nuestros viajes, se evidenció cómo a todos nos pasaba lo mismo, en el sentido de que conocíamos más sitios en otros países que los que conocíamos del propio! Y pensé cuánto nos pasa no sólo en esta instancia sino en tantas otras, que buscamos afuera la aventura, la calidez de la gente, nuevas culturas, nuevas experiencias, y terminamos dándonos cuenta que todo cuanto buscamos está aquí, ahora, dentro nuestro. Tal vez de eso se trata el placer de viajar, de reconocernos en cada lugar al que vamos.

Al encontrarme en medio de tanto europeo, era extrañamente emocionante sentirme casi que extranjera en mi propia tierra, una tierra con la que todos ellos estaban fascinados. Me gustaba preguntarles qué era lo que hasta la fecha más les había gustado de Colombia y contestaban rápida, genuina y repetidamente: su gente, siempre amable y siempre dispuesta a ayudar.

Y por mi propia experiencia, yo podría decir exactamente lo mismo de ellos!

Mientras escalábamos la montaña, yo (la más pequeña de todos en tamaño y con un morral que pesaba la cuarta parte de mi peso corporal) tenía dificultades subiendo entre el barro. Sin embargo, uno de ellos me ayudaba y permanecía cerca de mi para cuando lo necesitara para -literalmente- poder darme un empujón.

El otro lugar desafiante para mi era el río. Yo pensaba que sólo le tenía ‘respeto’ (miedo) al mar abierto, pero me di cuenta que tampoco me siento cómoda con las corrientes… También me dan miedo. Así, donde menos confianza tenía poniendo mis pisadas era en las piedras sobre el río cuando debíamos cruzarlo. Por fortuna, ahí estaba otro de ellos, esperándome, para darme la mano y poder cruzar el río con tranquilidad.
cascada

Siempre he reconocido que no soy muy amiga del agua. Me fascina verla, oírla en una corriente de río, lloviendo o en las olas que en este momento me arrullan mientras escribo, en las playas de Palomino; pero mojarme… sentir el agua así de plenamente, no me gusta.

Como sé que tengo un miedo por ahí enredado en relación con el agua, tuve la oportunidad de enfrentarlo (que no superarlo aún!) en un espacio que se me dio. Se trataba de una piscina de esas que se forman en el río, con una profundidad de unos tres metros, donde podía uno lanzarse desde una distancia de otros tres. Yo quería hacerlo -como el resto lo hizo- y tengo que decir que nunca antes había sentido tanto miedo. Literalmente temblaba y el corazón nunca antes estuvo a tan altas revoluciones. Miraba, pensaba, giraba, volvía y miraba, temblaba… Hasta que lo hice con un grito que no duró mucho porque ya estaba yo sumergiéndome esos tres metros para luego ser expelida a la superficie, en cuestión de segundos! Si uno decide más rápido, el miedo sólo dura milésimas de segundos…

A veces se queda uno sufriendo, pensando, estando ansioso, por un tiempo innecesario, para enfrentar algo que es mucho menos doloroso que esa angustia previa, sólo basta con tomar decisiones con determinación. Tomar acción.

Sin embargo, la gran prueba con el agua, no fue precisamente aquélla.

El segundo día de la travesía, luego de un rico almuerzo tras el cual yo pensaba que haríamos siesta y ahí pernoctaríamos, me di cuenta que no, que aquél era el punto de inicio de la jornada que -sin duda- fue la más difícil de todas. Al final de ésta dormiríamos en el campamento previo a la subida de los mil doscientos escalones de piedra que nos llevarían finalmente a Ciudad Perdida.

Esa jornada exigía no sólo uno de los últimos ascensos, sino el cruce en dos oportunidades más del río Buritaca. Cuando salimos del lugar del almuerzo, empezó a llover, y cayó el más fuerte aguacero que yo hubiera imaginado en esas tierras.el rio

Y éste, no es uno de esos planes que se pospone ni cancela por la lluvia. No. Nuestro itinerario era inamovible y además debíamos llegar antes de que cayera la tarde.

Nunca antes había tenido tal intimidad con el agua. No sólo se trataba de cuánto mi morral (todo dentro estaba en una bolsa plástica) y yo nos mojábamos, sino que los pies empapados empezaban a hacer ampollas… Así, era en este momento donde sintiendo molestia y dolor, debía hacer conciencia del estado del ser desde donde debía vivir esta experiencia.

Conocer nuestros Sentimientos Deseados Centrales, nos permite recordar el estado del ser que nuestras almas eligieron venir a experimentar en esta vida, y es desde ese lugar desde donde debemos vivir todo cuanto hacemos. Por esta razón, nuestros SDC son la referencia de nuestra alineación con la agenda del alma.

No podía haber un mejor escenario que éste, para experimentarme como aventurera.

Las cruzadas del río de esa tarde, sólo quedarán en nuestras memorias, porque ni tiempo, ni espacio de sacar cámaras, mucho menos ganas!! Sin embargo, puede que sean de las imágenes más bellas del trayecto. Las llevo vívidas en mi memoria. Diez aventureros, liderados por Marrón, sacando adelante esta empresa de llegar a nuestro anhelado destino.

Esas tres horas de camino entre el barro, ascendiendo, mojándome y eligiendo recordarme como aventurera, me hicieron comprender diáfanamente el significado de estar presente, donde esté. Por supuesto quería llegar a un sitio seco, cómodo y donde hubiera comida caliente, pero si caminaba sólo pensando en ese futuro, me perdía la belleza de la majestuosa y -ese día- impetuosa Sierra, me perdía de vivirme como guerrera, valiente, fuerte y tranquila en una desafiante situación, que gracias a Dios, yo elegí… Y pensar en eso, también me hacia feliz al ver cuán libre era.

No habría podido experimentarme de todas esas formas si no fuera por estar totalmente presente. Así, entendí que la libertad de elegir cómo ser en cada momento, es la que nos hace tan completos, y es la que puede hacernos experimentar de las formas más variadas y contradictorias.

Era clarísimo que la Diana que elegía ser en ese momento, era muy distinta de esa otra como usualmente me gusta experimentarme: cómoda y sexy. Aunque quién sabe si, en ese estado maloliente, despeinada y sin gota de maquillaje, al ser tan genuina (!) podría ser sexy bajo la mirada de otro! ;).

Tras terminada esa jornada de intensa intimidad con el agua, también pensé que la libertad de elegir qué dirección darle a nuestras emociones, es de lo que se trata el liderazgo de nuestra propia vida, y para ejercerlo, se requiere de estar plenamente presente.

Así, tras dos días y medio de ascenso y de conocer nuestras historias mientras caminábamos, de acompañarnos, ayudarnos, reírnos y asombrarnos con tanta belleza y luego de la solemnidad de las palabras de Marrón, entrábamos finalmente a ese santuario.another view from top

El inicio estaría enmarcado por un bello ritual con el que establecíamos una intención especial y personal, por la que haríamos nuestro recorrido.

Como nos lo había anticipado nuestro guía, el sitio exudaba paz y una energía más allá de las palabras. Los muros de contención, los sistemas de goteras, y toda esa infraestructura diseñada con brillantez, nos trasladaba a esa época en el año 700 d.C., cuando se construyó la ciudad con los elementos disponibles en la naturaleza (piedra, madera, palmas) y en unas condiciones geográficas y climáticas más que desafiantes, que años después harían que los guaqueros llamaran la zona -en razón de dichas condiciones- el infierno verde.almost there at the top

Fortaleza física y mental soportaban la mística de la construcción. Era como si todo ese espíritu estuviera ahí, más vivo que nunca. Era fascinante caminar por ahí, y mientras ascendíamos por la ciudad misma y teníamos una mayor perspectiva desde arriba, se hacía cada vez más espectacular la obra, más perfectas parecían las circunferencias que un día constituyera los hogares de estas culturas… era como si la ciudad hubiera sido construida para regocijo de los dioses, porque desde arriba se veía más hermosa e imponente.

No había duda. Había valido la pena el barro, la lluvia, el río.

Asimismo, nos pasa que, aunque nosotros mismos hemos decidido el destino y en el fondo del alma ya sabemos cuánto valdrá la pena, durante el camino lo olvidamos, y cuando nos encontramos con incómodos desafíos nos perdemos en ellos (quejándonos y esperando que las cosas fueran diferentes).

En mi memoria quedará el recuerdo de la inefable sensación de la presencia del Espíritu y de la evidencia física de su imponencia y majestuosidad, como recordatorio de los anhelos del alma, y que el camino hacia ellos puede que no sea fácil, pero que la mejor manera de sortearlo es aceptarlo en total presencia.

la meta

Recomiendo esta travesía para trabajar temas de liderazgo, actitud y presencia aquí y ahora, conociendo esta maravilla arqueológica en compañía de decenas de jóvenes europeos aventureros, dulces y caballerosos. Gracias a quienes tuve por compañeros, todos y todas! Incluido Marrón, nuestro guía, quien con su espíritu de servicio y visión de largo plazo, demostró ser un líder verdaderamente comprometido con la Sierra, con su historia y su legado.

Quedo infinitamente agradecida con Dios por permitirme esta significativa experiencia.

(1) Los Core Desired Feelings son el eje del trabajo de Danielle Laporte en su libro The Desire Map

Si es la primera vez que visitas este blog y quieres seguir recibiendo posts sobre viajes, desarrollo personal y vidas satisfactorias y con propósito, por favor deja tu email. Gracias!

Cita | Publicado el por | Etiquetado , | Deja un comentario

Del Propósito y las Pasiones

Una de las cosas que recientemente he entendido y que he encontrado fascinante, es que así como en el fondo de nuestros corazones estamos en permanente búsqueda de The One (los que aún no lo encontramos), hay una búsqueda tan o más importante que aquélla, y es encontrar The One Thing.

Encontrar The One Thing, o mejor, su búsqueda, tiene que ver nada más y nada menos que con comprender nuestro propósito en la vida. Esto no suena tan raro, romántico o esotérico, para quienes la vida ya nos ha venido mostrando que ésta se trata de mucho más que tener un elegante cargo corporativo (o así no sea tan elegante, uno que asegure una digna supervivencia), tener un gran negocio, tener la casa, el carro, la finca, los viajes, etc.

Tal y como dejé entrever en uno de mis más recientes posts (Encontrando el verdadero amor por descarte), el más notorio motor de mis actividades en lo que tiene que ver con mi función en el mundo, había sido el dinero.

Y si bien, el emprendimiento que inicié hace unos años, me ha mantenido seducida principalmente (i) por su espíritu transformador de las personas y (ii) porque me ha hecho sentir cómoda y -de alguna forma- amada, por el sentido de pertenencia asociado a un proyecto enmarcado en una bonita misión en la que genuinamente creo; la promesa que compré fue la de llegar a construir una muralla financiera.

Recorrer ese camino ha sido más desafiante de lo que hubiera imaginado (la experiencia de los que saben, muestra que todo en la vida es más difícil de lo que uno se imagina: llevar un buen matrimonio, criar hijos, sacar adelante un negocio, etc.), y recientemente he sentido que mi alma aún tiene hambre, que cada vez pide más. Una sensación como si aquélla, en su natural expansión, no encontrara asidero en el actual hacer del día a día.

Años atrás, durante varias sesiones de coaching, había sido invitada a identificar y escribir mis virtudes y mis talentos. Y hecha esa tarea entonces, sólo hasta ahora vengo a entender su completo sentido.  El listado tiene el propósito de ser un mapa de ruta para ser, desde esos talentos, con una intención más noble en el hacer, poniendo mi riqueza y potencial al servicio de la gente, para un día tener lo merecido (recibimos multiplicado lo que damos). Y creo que la aún insaciable avidez del alma es porque precisamente si la intención final es el dinero, lo que se siente como falta de asidero es no poder ser, por estar pensando en hacer para tener.

Asimismo, sólo hasta hace muy poco empecé a entender cosas en relación con las pasiones, y ciertamente tuve un mayor entendimiento al volver a encontrarme con una frase de Tony Bourdain (el cheff que hace el programa Sin Reservas del canal Travel & Living), que ya había citado en un post anterior (Vivir la vida como maratonista), pero hoy cobra mucha más claridad: “la cocina es poder. Poder para inspirar, asombrar, provocar, excitar, deleitar, deslumbrar. Poder para darme gozo a mí y a los demás.” Nuestras pasiones nos dan poder, para generar algo deleitoso, amoroso, sosegado en el otro!

Una pasión en la función debe tener una contraparte, y eso lo hace más rico –en todas sus acepciones-. Si Bourdain cocina para él mismo seguro lo disfruta, pero cocinar para los demás, le permite ejercer su poder, y eso lo hace más apasionante aún!  Una pasión es una acción que debe generar una reacción (idealmente positiva por supuesto) sobre los demás! Una pasión debe estar ligada a un para qué.

Por ejemplo, hablar y escribir, para inspirar. Contar historias de forma divertida para hacer reír. Escuchar para dar y compartir. Otras más light, vestirse lindo para asombrar. Y hay niveles de asombro sobrecogedores. Una amiga me contaba que el otro día mientras escuchaba cantar a un hombre, su alma se sobrecogió tanto, que llegó a pensar por la emoción generada, que se había enamorado. Pero luego comprendió que el talento de tal hombre, así como nuestra belleza, nuestro sentido del humor o la forma en que expresamos nuestra individualidad, sólo es un canal físico a través del cual se expresa la Divinidad. Decía Hafiz, maestro y poeta sufí: “Soy el agujero de la flauta por la cual se desliza el aliento de Cristo. Oíd su música.”

Hacemos desde las pasiones para dar, para darnos.

Así, existen varias pasiones (actividades) y de ésas deberíamos elegir con cuáles ejercer nuestro poder en nuestro hacer. Y definir dónde ejercer nuestro poder, tiene que ver con cuál cambio querríamos ver en el mundo. Qué es con lo que más resonamos en relación con la humanidad (los jóvenes, el medio ambiente, la expansión de la conciencia, el hambre, en fin). Esas dos cosas sumadas hacen el propósito.

En el libro Do Purpose. Why brands with a purpose do better and matter more, su autor David Hieatt decía sobre las empresas orientadas con propósito: “Sí, admiramos el producto que hacen. Pero lo que nos encanta de ellos es el cambio que están haciendo”.

He llegado a concluir que el espíritu innato que muchos tenemos de hacer empresa, es precisamente por ser el llamado del alma para buscar hacer específicamente y como hecho a la medida eso que desde nuestras específicas pasiones y talentos queremos ofrecer al mundo. En el mundo del empleo, posiblemente hay quienes lo logran pero sin duda es más difícil, puesto que hay que encajar en un molde que no necesariamente tiene el espacio de todo lo que el alma querría ser.

No se pregunte qué necesita el mundo, pregúntese qué le hace sentir vivo y luego salga y hágalo. Porque lo que el mundo necesita es gente que está viva”- Howard Thurman.

Y a usted qué lo hace sentir vivo?

 

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Del Año en que Colombia ganó un mundial de fútbol o Del Liderazgo y La Cosecha

Un evento tan –colectivamente- emocionante como nuestra primera copa en un mundial, hace reflexionar sobre qué es exactamente lo que nos genera tanta felicidad, pues no es la satisfacción altruista por el seleccionado y su técnico. Nuestra exaltación, está claro, es por algo que va más allá del mero hecho de ganar por ganar. Esta felicidad la sentimos como la sentimos, porque literalmente es personal.

Así, hay una pregunta clave para hacerse en cualquier evento de nuestra vida, pequeño o grande, triste o alegre. Sí, incluso ante los acontecimientos gozosos, hay que hacérsela, porque hay que recordar que en esta vida “todo pasa”. Y creo que todo cuanto nos sucede, tiene un sentido cuyo propósito es aprender y expandir nuestra conciencia en pos de la mejor versión de nosotros mismos.

La pregunta relevante es Para qué? Ya sabemos por qué ganamos este mundial.  Los que sí saben de fútbol ya lo anticipaban y seguramente en los días subsiguientes a este triunfo se seguirá documentando el porqué.

Para llegar al Para qué, la primera cuestión que surge es Qué nos une? Qué es lo que hace este sentimiento tan propio, si no éramos quienes jugábamos en la cancha? Esta felicidad viene en forma de orgullo, de sensación de progreso, de un lucro emocional, que no tiene precio!

Sólo puede haber sensación de orgullo con aquello con lo que nos identificamos. Es una identidad que va mucho más allá de haber nacido en esta misma tierra.

Incluso es pertinente preguntarse, cuál es el espíritu del triunfo? Y me atrevo a decir, que más allá del logro, la felicidad más grande por parte del seleccionado es invaluable e incuantificable: es el sentirse héroes, es el habernos dado esta dicha. Así, esta gloria tiene que ver con dar amor, con la conquista de los corazones.

Creo que la selección puede verse como esa colectividad que representa el alter ego de la conciencia de nuestra sociedad, y la selección se constituye en la manifestación de la categoría de conciencia que anhelamos tener.

En el juego ante Uruguay, era tan natural nuestra elegancia y madurez, resultado de la internalización de la filosofía del trabajo en equipo inducida por Pekerman, que era muy difícil evitar el sentimiento de certeza de victoria -previa al encuentro-, puesto que al creer firmemente que la vida premia a los merecedores, esa victoria ante ese rival estaba escrita.

Así, tras el triunfo forjado, limpio y merecido de este mundial, solo puede haber una filosofía de amor, entrega y liderazgo.

Dicen que cuando el alumno está listo, el maestro aparece, pero resulta que también funciona en el otro sentido. Así, no es casualidad que hoy se junten la sabiduría de Pekerman y la madurez emocional de un equipo tan joven.

José Pekerman representa el espíritu del liderazgo -el servicio- y la evidencia de que los años de experiencia, sí se reflejan en sabiduría, cuando han sido vividos con trabajo, confianza, amor y sensatez, todo esto demostrado en su vida a través del camino recorrido de adversidad tras adversidad superada.

En su niñez y en su entorno familiar vivió la adversidad económica, sin embargo fue atravesando por ésta, cuando a los quince años fue descubierta su habilidad e inició su carrera futbolística. Años más tarde, el rompimiento de los ligamentos de su rodilla lo dejaría inhabilitado para jugar, teniendo que regresar a Argentina, donde con rabia e impotencia miraba -desde el taxi que tuvo que manejar para sobrevivir- los campos donde se jugaba fútbol. Tenía claro eso sí, que esa situación sería temporal. Todo pasa.

El liderazgo es un proceso que toma tiempo. “Cuando las futuras responsabilidades del liderazgo son especialmente difíciles (o el líder potencial es particularmente testarudo), Dios usa el paso del tiempo para el proceso de maduración. Además permite las tribulaciones. Mientras mayor es la tarea que hay por delante, más difíciles son las tribulaciones. (…) Sólo en las pruebas la gente descubre la naturaleza y profundidad de su carácter.”(1)

Pekerman, durante sus 64 años, ha venido atravesando este proceso, y así mismo nuestra conciencia colectiva materializada en la actual selección. Es decir, en esta victoria se proyecta nuestro más profundo anhelo de triunfo y reconocimiento, como recompensa por las aflicciones de nuestros personales procesos.

Así, esta copa, para recordar que el éxito y su satisfacción asociada, exige liderazgo. Para recordar que, a pesar de los obstáculos, hay que mantener intactos nuestros anhelos, y sobre todo que éstos sean incluyentes con los demás, que sea a través de conquistar los corazones de los demás, que conquistemos nuestros sueños.

(1)   John C. Maxwell. Los 21 Minutos Más Poderosos en el Día de un Líder.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Del tamaño de nuestra mente o De las próximas elecciones

Las mentes grandes discuten las ideas, las medianas los eventos, las pequeñas las personas

No suelo hacer proselitismo político, pero hoy quiero hablar del descorazonador contexto en el que tengo que votar en unas semanas. Tengo, porque es mi deseo ejercer –como siempre lo he hecho- mi derecho al voto, que en un contexto como el actual, casi que se constituye en un deber.

Los candidatos, y hay que decir también, los medios de comunicación, no han dejado opción al electorado, más que la de estar perdidos en una discusión de mentes pequeñas, la de las personas. Odios, persecuciones, chismes. Maniobras y volteretas políticas manipuladoras, que hacen que, desde la discusión de las mentes medianas, se confunda aún más al votante.

Hoy me tomé el tiempo de leer varias columnas de opinión, y en ninguna se argumentan ideas… Opinión tiene todo el mundo! Así es que incluso los medios que, en alguna medida, deberían cumplir con un propósito orientador, están al nivel del común de opinadores de esta plaza de mercado en que se ha convertido la discusión política de estas elecciones.

 

Recordemos que toda manifestación en nuestras vidas, familiares, laborales y del país mismo, no es sino un reflejo de nuestros propios estados de conciencia.

Así como hemos llenado el vacío de las ideas con odios, en la contienda política, probablemente en nuestras vidas personales así lo hagamos. Permanecemos juzgando al otro, y sintiéndonos superiores por considerarnos más éticos y correctos, cuando también hemos manipulado, husmeado teléfonos y por encima de todo, hemos hecho volteretas desleales con nosotros mismos!

Desde el reconocimiento personal de nuestras debilidades y desde el hecho de que no somos nadie para tirar primera piedra alguna, elijamos desde lo que nuestra propia ética nos habla, en relación con –lastimosamente- el único tema y caballito de batalla del que tenemos información alguna.

Por eso, abstrayéndose de que se trata de la guerrilla, pensemos: realmente creemos que la letra sólo con sangre entra? Realmente creemos que es con cantaleta y actos odiosos que se llega a acuerdos en una relación?  En todo potencial litigio en lo legal, o diferencia en lo personal, no se surte una primera etapa de conciliación?

Es posible vernos reflejados en cualquier persona, incluso en un guerrillero, y no hay necesidad de haber matado a nadie para ello. De eso se trata la compasión. Sólo desde el cambio de nuestro propio estado de conciencia, podremos ver el cambio en nuestros entornos… Si no, como dijo Gandhi “ojo por ojo y el mundo acabará ciego”.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Encontrando el verdadero amor por descarte

Pensaba recientemente que mi afinación en la función –mi hacer-, a lo largo de mi historia se ha dado por descarte. Las elecciones, en un principio fueron hechas desde ese lugar que buscaba cómo tener más. No tenía ni idea que podía elegirse desde cómo ser mejor persona o más feliz.

Hoy al escuchar a un colega, redondeé ese click. Él contaba que en su etapa final de colegio, siendo un apasionado por la música, es interpelado por su padre sobre qué iba a estudiar en la universidad, y este –entonces- muchacho dice tan natural y genuinamente “pues música!” Y el cuento termina en que el músico wannabe persuadido por su padre, termina estudiando ingeniería civil, “porque si no, de qué iba a vivir”. Me impactó que tuviera tan clara su pasión siendo tan joven.

Es así como en mi haber de descubrimientos propios, me doy cuenta que desde pequeñita fui muy ‘adulta’. No estoy hablando de madurez.  Hay muchos adultos que no necesariamente son (somos?) maduros… Me refiero a la adultez como ese estado en el que uno ha olvidado completamente la inocencia, la esencia divina y la magnificencia de nuestra alma, al haberse impregnado de las creencias limitantes y miedos aprendidos en nuestro entorno, y que terminan materializándose en esos pensamientos del ‘deber ser’ de una persona en este mundo.

Recuerdo que cuando estaba a punto de graduarme del colegio, y yo misma me preguntaba qué quería estudiar, no tuve duda alguna de que sería algo que estuviera ‘en auge’ y en lo que pudiera aplicar mi más clara –aparentemente- habilidad: los números. Evidentemente, buscaba dónde podía ganar plata, punto. Fue así como dije, una ingeniería, y apliqué a ingeniería de sistemas. Para ser franca, si en ese momento me hubieran preguntado, qué te apasiona –en términos de la función-, no habría tenido la más remota idea!!!

En tercer semestre, me di cuenta que mi vida sería insufrible si tenía que estar programando durante toda ésta, y decidí cambiar de carrera. De nuevo, aún dentro del marco según el cual yo misma me exigía que siguiera por el lado de los números, elegí ingeniería industrial por descarte (Ingeniería civil? Obras? Nooooo, mecánica? Máquinas, noooo. Eléctrica, menos! Todas muy ‘masculinas’ además!!)… Así, ingeniería industrial! una carrera enfocada hacia los negocios, con una amplia variedad de opciones que me permitiera luego ir definiendo –también por descarte- mi especialidad. Fue así como dije, producción, nooo, mercadeo, nooo, producción agropecuaria, el campo no es lo mío!… y dije ok, sigamos con los números, empecé con modelos matemáticos, y terminé trabajando en finanzas… Ciertamente todo eso me mantenía en esa zona de confort de lo que yo sabía hacer: números.

Fue en la universidad propiamente dicha, donde empecé a conocerme realmente a mí misma. Por ejemplo, en desarrollo de mi habilidad con los números, fui monitora de Estadística.  Y si bien, inicialmente decidí dar una monitoría buscando un ingreso extra a la mesada de papá, sí me encontré con algo que me encanta: enseñar, explicar, compartir conocimiento y experiencias. Esas monitorías me llenaron de grandísima satisfacción, esa que viene del deber cumplido, y del que muchos reconocieran y agradecieran cuánto fue de ayuda en su aprendizaje, mi apoyo.

Otra cosa que descubrí de mí, en la universidad, a través de las rumbas, y específicamente de los karaokes, fue no solo que yo disfrutaba cantar, sino que tenía buena voz! Esta afirmación está soportada en el hecho de que en un par de ocasiones por cuenta de mi actuación, nuestra mesa se ganó una botella de ron por parte del bar.

Yo había estudiado en un colegio de monjas. Conservadoras en extremo, inflexibles y retrógradas. Nuestra aversión era mutua, así es que por el colegio no tengo un gran afecto, pero sí, agradecimiento, principalmente porque su aporte en términos académicos, fue el gran activo que me permitió acceder a la institución educativa que a la fecha, sigue siendo mi gran amor: la universidad.

Así, como siempre fui rebelde, bromista, burlona y me gustaba ser centro de atención… en el coro del colegio nunca sobresalí, porque realmente yo estaba enfocada en impostar la voz,  cantar con gallos, o fingir desmayos en los conciertos, sólo porque mi interés estaba en hacer morir de risa a mis compañeras!

Finalmente, pero no el menos importante de los descubrimientos de mis pasiones, tuvo lugar, ciertamente, hace sólo algunos años.

En la universidad yo tenía buenas calificaciones cuando de escribir ensayos se trataba, posteriormente en el trabajo era reconocida mi calidad para escribir oficios y propuestas, e incluso, en el Master que estudié que era en inglés, siempre tenía muy buenas calificaciones cuando de cosas escritas se trataba.

Pero fue tras leer el texto que escribí para honrar la memoria de mi padre (Un Caballero) en la misa de su funeral, cuando todo el mundo tuvo que ver con aquél; donde realmente se me reveló cuánto disfruto y amo escribir. Evidentemente el texto tenía una carga emotiva muy fuerte, y es probable que esa haya sido la carta más sentida y genuinamente escrita desde mi corazón, porque al plasmar el enorme y puro amor por mi padre, está desprovista de los apasionamientos, visos de ego, miedos, posesividades, etc. que pueden tener las cartas de amor que he escrito…Así es que mi entendimiento en un nivel profundo es que amo escribir con propósito…Esa vez toqué las almas de quienes amaron a mi papá, e incluso de quienes me aman a mí…Y hoy disfruto de abrir mi alma, para tocar otras.

Hoy desarrollo una actividad ajena a las finanzas, a los números, donde juego uno de los roles que me gustan de mi verdadero yo: enseñar, sobre buenos hábitos de salud y bienestar y compartir con quienes se unen a mi equipo de trabajo, sobre mi experiencia desarrollando esta actividad.

Los desafíos encontrados en desarrollo de este proyecto, me han permitido conocerme más, y uno de los vehículos para ello, ha sido a través de la escritura. Sí, probablemente en muchos casos escribo más para mí misma, para entenderme, para liberarme, para hacer catarsis… pero sé que también han sido escritos en los que otros se han reflejado, se han conmovido, se han recordado, se han repelido! y un reflejo siempre es bueno, para acomodarse algo desacomodado, o simplemente para decirse, estoy regio, o ummm hay gente más loca que yo! jeje

Siento que en relación con la escritura, vivo un proceso del que solo apenas me estoy haciendo consciente. Consciente de cuánto me gusta y de cuánto quisiera aportar a través de ésta.

Cada vez me es más claro, que nunca es tarde para encontrar un verdadero amor… Veinticinco años después de haber elegido en mi ‘adulta’ cabeza que estudiaría ingeniería, hoy en desarrollo de un permanente aprendizaje de mi misma y de la vida, vivo un delicioso romance con mis roles (i) de enseñar y asesorar a la gente sobre bienestar y (ii) de escribir –por ahora- a través de este espacio, para al expandir mi esencia, reflejarnos y recordar que hacemos parte de esa Unidad que es todo lo que es, Dios, o como lo quieran llamar… Gracias porque al leerme me permiten expandir mi esencia, y por ende la suya…Gracias porque estoy entendiendo que primero hay que ser, para hacer y luego el tener viene por añadidura.

Y usted? Siempre ha estado de romance en su hacer?

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios

Obituario o Sin miedo a la muerte

El otro día veía un video que se llama How to quit your life (and reboot)- Cómo renunciar a su vida (y reiniciar). El espíritu del video invita a que uno le invierta tiempo y energía al verdadero Propósito de nuestra vida, a entender y hacer lo que de verdad nos importa, lo que realmente nos trae a la vida.

Una de las cosas que recomendaba la oradora era que hiciésemos el test del obituario, para revisar qué tanto estamos hoy on track-por buen camino.

De eso se trata este post…

Diana Muñoz no tenía miedo a la muerte… tenía claro que se muere a diario, a cada segundo. Por eso eran un ser arriesgado, en todas las áreas de su vida. Luchó por lo que soñaba, fue perseverante en todos los propósitos trazados. En su arrojo, era un ser apasionado, y su intrepidez le hizo caerse varias veces, darse duros golpes, pero se levantaba una y otra vez, como si nada.

Si uno quisiera caracterizarla con un único rol, y a través del cual brillaba sin duda alguna, diría que fue el rol de amante…. Una amante del amor. Le encantaba usar esa palabra sobre sus relaciones románticas, porque recogía la esencia de éstas. Ninguna otra palabra, -novia, pareja o esposa- incluía el verdadero espíritu de la relación como siempre la ofreció… Amante de amarse! Decía! Se entregó en cuerpo y alma, dejando todo en el campo de batalla, arriesgándose incluso a morir… como efectivamente lo hizo varias veces… Amores trascendentales y exuberantes, incluido el último, el más tranquilo, por los profundos cimientos cavados sobre la claridad de saber que se trataba de construir un vínculo en Dios…

En su anhelo por conocerlo -a Dios-, fue amante de su permanente búsqueda propia, anhelaba entender el profundo significado de la vida en este mundo, por eso vivía en continua auto-inquisición. No comía entero, sobre cómo se vive la vida. Eso la hacía muy densa, como dirían algunos, profunda otros, o egocentrista otros pocos… Sin embargo, conforme pasaban los años, su entendimiento y auto conocimiento la llevaron a sentirse con gran paz interior…

En su rol de amante del amor, idolatró a sus padres, quienes fueron su gran referencia de pareja y -dados sus inicios difíciles- su gran inspiración de pujanza y éxito en la vida. Fueron éstas las bases para su eterna creencia de que todo era posible en la vida… incluso el casarse enamorado y permanecer así, “hasta que la muerte los separe”…

Adoró a su gran tesoro -sus amigas y amigos-, porque probablemente con ellos era la más genuina de las Dianas.  Compartir con ellos la hacía brillar, y a ellos a veces sonrojar… cómo les alegró la vida con cada historia contada! inspiraba su forjada sabiduría y su humanidad, la placidez de su imperfección. Estuvo dispuesta a ayudar en lo que fuera, y a escuchar siempre que alguno la necesitara… le fascinaba el rol de coach, de sicóloga, casi que hasta de evangelizadora! Era muy buena compañía.

Sus amigos probablemente más que nadie, vivieron de cerca su sinceridad, que a veces podía hacerla parecer poco compasiva, pero no había duda que siempre decía lo que pensaba.

Era tierna, alegre, divertida y mordaz. No había nadie que se burlara más de sí misma que ella. Quizás mofarse de sus tantas debilidades encontradas, fue una de sus estrategias para superarlas en alguna medida. A través de sus escritos, sus libros y su vida misma compartidos, inspiró al amor propio de las dos caras de la moneda que nos conforman.

Aunque sabía que era un alma que no pertenecía al mundo, le encantaba el taconeo en éste. Era como si tuviera claro que cuando no estuviera más en esta orbe, no podría deleitarse más a través de los sentidos. Por eso podían parecer mundanos sus gustos.  Era seductora, de buen gusto en el comer y en el vestir, disfrutaba de un buen concierto o un espectáculo de danza, de cantar y de bailar, de viajar, de explorar, de correr, de leer un buen libro. Su sensibilidad hacía que pasara, en cuestión de segundos, de llorar de alegría o incluso de una estruendosa carcajada, a llorar por melancolía, ternura o compasión…

Esta alma hoy se reunió finalmente con ese Dios que tanto anheló, y que seguramente la recibió satisfecho del papel jugado, puesto que gracias a ella, Él pudo experimentarse hasta el último día, como apasionado de la vida, al haber hecho uso, sin vacilación, del privilegio humano del deleite de los sentidos y de las emociones, en conjunción con cientos de almas que hoy la evocan…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De la belleza del alma o De Guayasamín pintando a Paco de Lucía

Oswaldo_Guayasamín paco de lucia por guayasaminLlevaba un par de días dándole forma a este post, cuando me enteré de la muerte de Paco de Lucía, el guitarrista flamenco de mayor prestigio internacional. La verdad fue impactante, porque era como si, de alguna forma, el texto fuera un homenaje premonitorio…

Recientemente había visitado La Capilla del Hombre (En Quito, Ecuador), una galería-museo, ambicioso proyecto del fallecido Maestro Oswaldo Guayasamín, el pintor más destacado de su patria, cuya obra tuvo una gran repercusión internacional.

La Capilla del Hombre fue construida como monumento a la unidad de América Latina y alberga una importantísima colección de sus obras. También recorrí su bellísima casa de tres mil metros cuadrados, que sólo hace un par de años fue abierta como museo, cumpliendo con el deseo del Maestro de que su invaluable colección de arte que incluye obras de Picasso, “vuelva al pueblo”.

Podría decir en lo que a mí concierne, que ambos espacios están dentro de mis museos favoritos del mundo.

No soy una conocedora de arte, no sé de técnica, ni nada de eso. Lo que sí sé, es que las dos veces que he visitado la Capilla del Hombre, sus pinturas me han conmovido hasta las lágrimas. Me conmueve la sensibilidad que de Guayasamín puedo percibir a través de su obra… me gustan los colores, las expresiones de las caras…Y la obra detonante de mi llanto sigue siendo Ternura.

En la segunda de mis visitas, el llanto fue por partida doble. En el primer recinto con sus pinturas, y luego en el recorrido por su casa, donde nos mostraron un video en el que el Maestro hace el retrato de Paco de Lucía. Era absolutamente fascinante ver cuán absorto estaba en lo suyo. En el video, paralelamente se iban exponiendo sus apreciaciones, lo que sentía y lo que le inspiraba el modelo.

Decía el Maestro que lo que primero plasmaba a través de unos grandes y firmes brochazos, eran unos rasgos básicos estructurales, como si se tratara de la calavera del retrato. Decía que este esqueleto identificaba lo perenne (esta expresión es mía). En el primer dibujo no concibe la carne “móvil, transitoria”, sino en un segundo paso, y por último, plasma el estado del ser de su modelo: “eso lo agrego yo o, más bien, le quito… Pero es cuando está frente al caballete cuando, lentamente, la voy descubriendo, por debajo de la máscara o del maquillaje. Entonces busco la pincelada perfecta, ésa que se diría instantánea, espontánea. Vuelvo a pintar y vuelvo a raspar hasta que parezca de carne, quiero decir de espíritu. De ahí que sea importante conocer al modelo por dentro, su mentalidad, su modo de ser. Y cuando no lo conozco, le hago alguna pregunta que lo obligue a definirse.

De verdad, se veía cómo literalmente Guayasamín estaba pintando el alma de De Lucía. En el video, el Maestro mencionó por ejemplo que en la imagen el modelo se veía como si fuera alto, pero el efecto no tenía que ver con su tamaño físico, sino con la imponencia percibida de su espíritu. Eso era lo que exudaba ese rostro, ese cuerpo.

Mientras yo veía el video emocionada, hacía conciencia de cómo es que uno se enamora. Se enamora uno de quien está apasionado por algo, por alguien, por la vida! Uno se enamora de ese fuego interior, de la imponencia de un alma.

Si uno ve a este par de hombres desde el filtro de la mente, podría decirse que no tienen un especial atractivo físico, bien sea por el paso de los años o porque ciertamente no son ‘bellos’ desde un punto de vista de una belleza ‘clásica’. Sin embargo era inevitable pensar en cuán bello y natural era que me resultaran tan atractivos, tan seductores, y que sintiera cuánto los amaba!

Fue inevitable también recordar lo que una vez alguien me dijo: -Usted es fea. Una fea, bonita-. Era un poco irónico que alguien que se sentía tan atraído hacia mí, me dijera eso… Sin embargo, también fue quien una vez me dijo–Usted es tan linda, cuando usted es tan usted-.

Aunque mis inseguridades no son por el lado de mi parte física, pues si bien sé que sin ser especialmente bonita, soy sexy y atractiva, no puedo negar que a veces, el paso de los años y que el rostro tenga menos colágeno que a los veinte y se evidencien ciertas arrugas, hacen que traiga a superficie inseguridades del tipo: “será que voy a seguir gustando?”, o “me van a seguir queriendo así?”.

Así es que la reflexión documentada, es para recordar de qué se enamora la gente y desde dónde enamora uno. Y así mismo me recuerda desde dónde quiero que me amen. Evidentemente quiero que me amen desde donde pinta Guayasamín.

Dejo plasmado este sentir, para recordar de dónde procede la genuina belleza, y entendido el verdadero origen, es claro por qué la belleza es eterna…está en permanente expansión, conforme desnudamos el alma.

Pensaba en esto, en un destello de segundos, mientras en el video Guayasamín hablaba de su admiración por Paco de Lucía con tanto amor!… En ese momento, cuando ya mis ojos estaban encharcados, yo misma me estaba diciendo “Maestro Guayasamín, usted me conmueve hasta las lágrimas”… Y no puede explicarse cuánto se sobrecogió mi alma, cuando tras el elogio que él hacía sobre el virtuosismo de De Lucía, en el video el Maestro termina diciendo: “su arte me conmueve hasta las lágrimas”… Fue inevitable el sollozo último que me produjo tal sincronía divina…

Este texto en honor de esos dos hermosos grandes!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De Directores de Orquesta y de Héroes

Filarmónica Joven de ColombiaUna de las resoluciones propias recientes es en el sentido de vivir más en la medida de la disponibilidad y posibilidades de hoy, el tipo de fantasías del mañana, que he dicho que tengo “para cuando tenga más dinero”. Por ejemplo, un día quiero estar en capacidad de decirle a mis amigas con quienes compartimos el gusto por la ópera, “Mijitas, reserven el siguiente fin de semana, que nos vamos al Metropolitan Opera House de Nueva York. Yo invito.”

Así, pensé, por qué esperar a que yo pueda invitar a Nueva York? Por qué no hoy? Por qué no en Bogotá? Por qué no a tantos lindos eventos, en escenarios tan espectaculares como el del Teatro Julio Mario Santo Domingo, con espectáculos de categoría internacional y por precios increíblemente accesibles?

Por eso, hace algunos días invité a una de mis más antiguas amigas de la vida (25 años juntas!!!) a un concierto de la Filarmónica Joven de Colombia, dirigida por Andrés Orozco, el “Director colombiano más reconocido en el mundo.” Los detalles parecen esnobistas, y puede que sí (je je), pero ponen en contexto esta publicación.

Fue una linda noche, por el delicioso sentido de gratificación que produce hacer un regalo o una invitación, por la compañía y por el momento que quedará atesorado en nuestros recuerdos.

Al final, una bonita y también divertida reflexión del concierto, nos llevó a decir -dado el gusto compartido que tenemos con mi amiga, por la escritura-, y por qué no compartimos la forma en que cada una de nosotras vivió el evento?

A continuación, el texto de Carolina, seguido por una corta reflexión propia, que cierra la idea que introdujo este post.

Roberto va acompañado por una mujer bonita, de estatura mediana y vestimenta sencilla. Toma su puesto en platea, y desde que suena la primera nota el silencio de la pareja permanece hasta el final. Roberto escucha concentradamente. Identifica claramente el género al cual cada una de las obras pertenece, aprueba el profesionalismo de los músicos, confirma las tonalidades, si son mayores, o menores, si es andante, piano o adagio, tararea en su mente tal vez algunos de las fracciones conocidas y escucha. Es músico.

Tatiana intenta tratar de entender aquella música contemporánea que poco la apasiona pero que definitivamente quiere entender. Se sorprende admirando la armonía visual de los violinistas que se mueven simultáneamente como una ola al compás de la melodía, el perfecto atuendo de todos los músicos totalmente uniforme incluyendo los tenis, y sus cordones, y la liviandad que aquellos le dan a los jóvenes músicos. Con aquella música imagina una pantalla de televisión con los personajes de Tom y Jerry, y luego, a Mikey Mouse y a Tribilín. Poco después se autorreprende, aquella música es más que un fondo de películas animadas, eso quiere creer. Ni que lo sepa Roberto.

En mi caso particular, me declaro amante de la música. Muchas melodías me han sacado lágrimas, me han producido escalofríos y me han llevado a instantes sublimes. La contemporánea, todavía no, pero por ejemplo, el concierto de Aranjuez sí. Recuerdo una vez que al escucharlo, entendí lo que el autor quiso decir, sentí la guitarra llorar, y a los violines acompañarla en su pena. La entendí no como una historia, ni como algo que se pueda describir con palabras, más bien como la emanación de varios sentimientos y emociones que un hombre quiso expresar en algún tiempo, y que logró perpetuar a través de la combinación perfecta de unas notas musicales. Eso intento hacer cuando voy a un concierto. Trato de escuchar realmente, de sentir sin pensar y tratar de extraer el alma de la melodía. De sumergirme en los sonidos y tratar de percibir lo que el autor trató de transmitir con el lenguaje de su alma. Muy fácil me resulta aquello cuando bailo una buena salsa. No es tan fácil, por lo menos para mí, cuando se trata de obras contemporáneas, y no precisamente Tchaikovsky.Creo, que en ciertos momentos del concierto, lo logré, sentí la majestuosidad de cierto episodio, algunas angustias de las flautas y la belleza de la vida a través de los violines, llegando a lo sublime con aquella nota tan aguda que casi llegaba a los niveles insonoros para el oído humano. Pero en otros instantes llegaba la amañada racionalidad, que en todo quiere entrometerse y participar, y se encargaba de revisar que los movimientos del director tuvieran una relación perfecta con la música que trataba de escuchar, y más tarde, se ponía a recordar eventos pasados, sí, tal vez relacionados con la música.

En cuanto al director -a cualquier buen director, la verdad- me parece totalmente admirable entendiendo las grandes habilidades que demanda su cargo, no solo por la sutilidad de su oído, sino por los niveles de liderazgo y de expresión corporal -que sacada de contexto hasta parece cómica- que desarrolla. Cada movimiento, que me imagino es más espontáneo que preestablecido por convenciones, incita a extraer de cada músico lo mejor de sí y crear un entusiasmo colectivo que desenvuelve la obra de una manera especial. Mi admiración es porque aquellos movimientos simplemente reflejan de manera pura la expresión de su esencia. En ese instante se muestran en el clímax de la expresión de su ser, en éxtasis total de su pasión. (Envidiable, un director y la mayoría de los músicos trabajan en su pasión…)

Y en cuanto a los recuerdos que traía mi mente, llegó un profesor, que comparaba la vida humana con una sinfonía, donde cada uno de nosotros hacemos parte de un perfecto engranaje donde Dios es el director. Cada uno de nosotros tenemos una partitura, pero de manera armónica con las de los demás. Algunas veces, hay ‘silencios’ en nuestra vida. Y está bien. En ese momento observé al joven de los timbales. Y al de los tambores. “Y esos manes qué!!!!” Muchos silencios…En un concierto de dos horas, por mucho tocaron tres veces. Y les gusta…A algunos en este planeta les tocan silencios muy largos…Pero el tambor cuando participa, potencia a los demás instrumentos, y lo hace en el momento de mayor pomposidad. Tal vez la misión de algunos de nosotros sea solamente esperar para participar en un precioso instante…

Después de que mi vocecita interior me recordara que no debía estar pensando sino más bien realmente escuchando, recordé al señor Suzuki, gran músico e inventor del método de aprendizaje musical que lleva su nombre. Leí su libro, Hacia la música por amor. Su nivel de percepción musical era tan alto, que evaluaba a sus alumnos a través de grabaciones, y en ellas podía reconocer quién tocaba, su estado de ánimo, e inclusive su personalidad. Lo mismo le ocurría con cualquier músico, le conocía completamente a través de su interpretación.

Finalmente, creo que en un punto de evolución, cada vez más, la humanidad consumirá más arte, y dejará de consumir tantos “productos”, pero ese será otro tema.

Todo esto lo comenté con Diana, quien me invitó al concierto y a quien aprovecho para agradecer: por la invitación, y por permitirme expresar todo lo que de allí salió, incluyendo el proyecto de escribir juntas acerca de este evento, tarea que gustosamente acabo de concluir. Namaste.

Gracias Carito!

Para concluir, mi reflexión fue en torno a una de las obras presentadas. Era un poema sinfónico llamado Una vida de héroe, de Richard Strauss. La pieza tiene seis secciones que representan un tema específico respecto del héroe protagonista, y cada sección estuvo hermosamente ilustrada para seguir con mayor facilidad la obra: (i) el héroe, “representado en su sensitividad, inteligencia, ambición y determinación” (1), (ii) los adversarios del héroe, “identifican las dudas, los temores e inseguridades que enfrentamos en nuestras conquistas, (iii) la compañera del héroe, “es en esta relación tan compleja y apasionada donde nuestro héroe encuentra su principal fuente de inspiración y coraje.”, (iv) las proezas del héroe frente a las adversidades, “Lucha, inspiración y triunfo marcan los logros de esta sección.”, (v) el retorno de nuestro héroe a su genio creativo y (vi) descanso del héroe y su retiro del mundo, “sugiere por momentos una recolección de sus adversarios y sus muchas dificultades, pero son finalmente la compañía de su amada y sus logros personales quienes prevalecen. En una escena brillantemente lograda, Strauss ilustra la dignidad y serenidad alcanzada por nuestro héroe.”

Al sentir la música y al fondo ver las ilustraciones, no pude dejar de pensar: “Hasta a Strauss le pasa lo mismo que a mí!… Que al final es lo que le pasa a cualquiera en el viaje de la vida!”… Me sentí acompañada. Sin duda, todos vivimos las mismas seis piezas en nuestras vidas… Sin duda, somos el héroe de nuestras propias vidas! Me encantó!

Y a propósito de héroes, aprovecho para hacer una corta referencia a mi recientemente fallecido abuelito -a sus ciento un años-. Referencia corta en este caso, puesto que su historia y la de la abuela son materia prima que merecen todo un texto completo.

Hoy el sacerdote en el sepelio dijo que con su muerte, mi abuelo cierra su misión en la vida. Y me siento agradecida porque él haya hecho parte de la mía. Él ha dejado profunda huella. Es un ejemplo de valentía, desde que dejó un día su natal San Pablo, Nariño, con su esposa y un par de chiquitos, para venir a conquistar la gran Bogotá, aventura que dejara un legado de seis hijos extraordinarios, uno de ellos mi padre.

Las historias de vida de los abuelitos y la de mi padre, son perfecto reflejo de una frase que vine a encontrar acá en Popayán el día del funeral del abuelo, y que comparto con orgullo porque sin duda atesoro la herencia que me han dejado: “La mayor herencia que un padre puede dejar a sus hijos es el ejemplo de que el éxito siempre es posible“.

Que nuestros actos heroicos incluyan vivir una vida que permita dejar esta herencia!

(1) Las comillas que describen las seis piezas de la obra, son extractadas del programa del Concierto.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De los acuerdos sagrados o de la Gratitud

Si no han tenido la oportunidad de leer el cuento de Neal Donald Walsch, La pequeña alma y el sol, les recomiendo que lo lean. Éste, ilustra de una forma bellísima, cómo es que hemos hecho acuerdos previos con las almas que interactuamos en esta experiencia terrena, acuerdos en relación con el estado del ser que nuestra alma quería experimentar, y que venimos a cumplir a través de la interacción con dichas almas.

Así, hoy quisiera hacer un inventario de agradecimientos a un puñado de almas, con quienes –durante este año interactué- algunas por un tiempo y ya no más, y otras, con quienes he interactuado hace rato, y seguramente seguiré haciéndolo por mucho tiempo…

Algunas almas vienen a recordarnos lo que NO somos, de forma que hagamos el giro hacia lo que SÍ. Estas almas sí que logran sacarnos de quicio!! Pero son probablemente quienes más agradecimiento y amor merecen, porque están llevando al pie de la letra el acuerdo!

Gracias a esa alma con la que creo que es con la que más acuerdos hacemos en general, para que permanentemente caigamos en cuenta y recordemos cuántas cosas lindas somos. Gracias mamá porque aun cuando puedo ser una mejor versión de hija, cada vez más me experimento como un ser más amoroso.  Este año especialmente, a través de un gusto ampliamente compartido por las dos: Comer!! Me he experimentado como un ser que se apasiona por el resultado de su cara, de su felicidad, de su placer de comer rico, a través mis manos, a través de la cocina!

Y esta experiencia está inevitablemente unida a otras dos almas, socios de mi club de nutrición. Por un lado, gracias a ese socio (que ya no viene más), gruñón y negativo, a quien para mis adentros –y a veces no tanto- critiqué por su ‘incoherencia’ al decirme que a él le habría gustado ser chef, pues le encantaba ver programas de cocina, y cuando yo le pregunté que con qué frecuencia cocinaba, me decía que nunca, porque qué hartera! Gracias a esta almita porque, primero, aunque en un inicio era mi motivo de risa y hablaba de él con algún amigo, gracias a él me di cuenta que yo no quería ser un alma arrogante (creyéndome superior en mi coherencia) y yo no quería ser un alma hipócrita que me burlaba a sus espaldas de su contradicción.

Así, gracias a otro socio –y amigo- de mi club, con quien compartía esa burla de aquél, cuando éste me pregunta que yo con qué frecuencia cocinaba, le dije que unas cuantas veces al año (¡!). JA-JA-JA. Yo que amo comer y que me creía superior al otro que quería ser chef! Gracias a esta almita, porque sólo con su bonita sonrisa tras mi respuesta, me desarmó e hizo que me reconociera como un alma que había visto su espejo incoherente en otro… y que al querer cambiar eso, empecé a cocinar con mucha más frecuencia!! Qué lindo triángulo de almas, para otorgarme a mí misma el placer de comer, y de ver la felicidad de otro!

Gracias en general, a todos los socios de mi club, porque me he podido experimentar como un ser presente, que escucha, y por eso he conocido historias de vidas apasionantes, desafiantes y conmovedoras! Desde cómo mueren cada cierto tiempo,  algunos abuelitos (de la fundación que uno de ellos maneja) en sus brazos, o tras unas fiestas en las que literalmente se mueren de felicidad, o historias como la de aquel socio que me contaba cómo conoció a Sofía Loren.

Gracias a mi último ex, con quien trabajamos juntos, teniendo que interactuar  y apoyarnos con mucha frecuencia, por poder experimentarme como un alma leal, generosa, profesional, y en general ofreciendo un amor transparente y desinteresado. Gracias a él por poder experimentarme como un alma en paz y con una gran madurez emocional.

Gracias a mis distribuidores aún con miedos por superar y con una confianza en sí mismos por mejorar, por quienes me puedo experimentar como un alma generosa que les enseña, compartiéndoles cómo yo he superado ciertas adversidades, y generosa con mi tiempo, acompañándolos en actividades para que ellos aprendan a lidiar con el miedo, que siempre estará! Gracias porque el hacerles ver que no están solos, me recuerda a mí lo mismo!

Gracias por algunos distribuidores, donde quizá por la cercanía de vieja data que existe, a veces llego a  comportarme de una forma que no quiero ser: cruel, por resaltar primero lo negativo de un trabajo o por juzgar como débil una respuesta ante una situación.  Gracias por ese papel que juega mi vieja amiga y distribuidora, para llevarme a reconocerme como el alma compasiva que quiero ser.

Gracias a un almita que tenía conmigo una deuda importante de vieja data, deuda a la que le hice seguimiento por años, para darme cuenta que esa plata no me ha hecho falta, y que la verdad me complacía más tener el placer de volver a compartir con un alma tan dulce y especial, y decidí condonar esa deuda, situación que a mí me hizo experimentar como un alma que suelta y es desapegada.

Gracias a esos amigos -mis hermanos del alma-, gracias a quienes di un paso más hacia mi acercamiento a Dios, y por lo cual me siento un alma en permanente proceso de expansión espiritual, que me llena de paz y gozo.

Gracias a esas hermanas del alma, a quienes les desvisto la mía, y gracias a quienes soy un alma libre de sentirse y exponerse tan frágil y vulnerable cuando es el caso… muchas veces!

Gracias por la conciencia que tengo de que mi cuerpo es el templo de esta alma de la que he hablado, y en razón de esto amo comer limpio, y hacer ejercicio, lo que me hace sentir un alma saludable, vital, con gran energía, e inspiradora en este propósito tan importante del cuidado de nuestro templo.

Gracias a un grupo de corredores que se reúne a estirar en un punto del parque donde yo corro, punto por donde yo paso cuando ya estoy en mi último tramo de regreso a casa, porque al detener ellos -uno a uno- su estiramiento, y contarse entre ellos que ahí vengo yo, para luego voltearse y quedarse mirándome, me hacen sentir muy sexy -un viso light del alma que soy :)-.

Gracias a los desafíos que he tenido que enfrentar durante el año, porque gracias a ellos, me he fortalecido, he ganado mayor confianza en mí, en mi proyecto, y por cuenta de los resultados en mi producción, me he experimentado como un alma líder que inspira a su equipo a través del ejemplo.

Gracias por mi actividad, porque gracias a la visión que me orienta y a la forma en la que desarrollo mi trabajo, me siento el alma libre que soy, me siento el alma que tiene claridad del gran propósito al que vino a esta experiencia.

Gracias a todos porque me hacen experimentarme como abundante en amor, en paz y en alegría.

Gracias por un año extraordinario y gracias de antemano por el que viene.

Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!!!

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios