De los acuerdos sagrados o de la Gratitud

Si no han tenido la oportunidad de leer el cuento de Neal Donald Walsch, La pequeña alma y el sol, les recomiendo que lo lean. Éste, ilustra de una forma bellísima, cómo es que hemos hecho acuerdos previos con las almas que interactuamos en esta experiencia terrena, acuerdos en relación con el estado del ser que nuestra alma quería experimentar, y que venimos a cumplir a través de la interacción con dichas almas.

Así, hoy quisiera hacer un inventario de agradecimientos a un puñado de almas, con quienes –durante este año interactué- algunas por un tiempo y ya no más, y otras, con quienes he interactuado hace rato, y seguramente seguiré haciéndolo por mucho tiempo…

Algunas almas vienen a recordarnos lo que NO somos, de forma que hagamos el giro hacia lo que SÍ. Estas almas sí que logran sacarnos de quicio!! Pero son probablemente quienes más agradecimiento y amor merecen, porque están llevando al pie de la letra el acuerdo!

Gracias a esa alma con la que creo que es con la que más acuerdos hacemos en general, para que permanentemente caigamos en cuenta y recordemos cuántas cosas lindas somos. Gracias mamá porque aun cuando puedo ser una mejor versión de hija, cada vez más me experimento como un ser más amoroso.  Este año especialmente, a través de un gusto ampliamente compartido por las dos: Comer!! Me he experimentado como un ser que se apasiona por el resultado de su cara, de su felicidad, de su placer de comer rico, a través mis manos, a través de la cocina!

Y esta experiencia está inevitablemente unida a otras dos almas, socios de mi club de nutrición. Por un lado, gracias a ese socio (que ya no viene más), gruñón y negativo, a quien para mis adentros –y a veces no tanto- critiqué por su ‘incoherencia’ al decirme que a él le habría gustado ser chef, pues le encantaba ver programas de cocina, y cuando yo le pregunté que con qué frecuencia cocinaba, me decía que nunca, porque qué hartera! Gracias a esta almita porque, primero, aunque en un inicio era mi motivo de risa y hablaba de él con algún amigo, gracias a él me di cuenta que yo no quería ser un alma arrogante (creyéndome superior en mi coherencia) y yo no quería ser un alma hipócrita que me burlaba a sus espaldas de su contradicción.

Así, gracias a otro socio –y amigo- de mi club, con quien compartía esa burla de aquél, cuando éste me pregunta que yo con qué frecuencia cocinaba, le dije que unas cuantas veces al año (¡!). JA-JA-JA. Yo que amo comer y que me creía superior al otro que quería ser chef! Gracias a esta almita, porque sólo con su bonita sonrisa tras mi respuesta, me desarmó e hizo que me reconociera como un alma que había visto su espejo incoherente en otro… y que al querer cambiar eso, empecé a cocinar con mucha más frecuencia!! Qué lindo triángulo de almas, para otorgarme a mí misma el placer de comer, y de ver la felicidad de otro!

Gracias en general, a todos los socios de mi club, porque me he podido experimentar como un ser presente, que escucha, y por eso he conocido historias de vidas apasionantes, desafiantes y conmovedoras! Desde cómo mueren cada cierto tiempo,  algunos abuelitos (de la fundación que uno de ellos maneja) en sus brazos, o tras unas fiestas en las que literalmente se mueren de felicidad, o historias como la de aquel socio que me contaba cómo conoció a Sofía Loren.

Gracias a mi último ex, con quien trabajamos juntos, teniendo que interactuar  y apoyarnos con mucha frecuencia, por poder experimentarme como un alma leal, generosa, profesional, y en general ofreciendo un amor transparente y desinteresado. Gracias a él por poder experimentarme como un alma en paz y con una gran madurez emocional.

Gracias a mis distribuidores aún con miedos por superar y con una confianza en sí mismos por mejorar, por quienes me puedo experimentar como un alma generosa que les enseña, compartiéndoles cómo yo he superado ciertas adversidades, y generosa con mi tiempo, acompañándolos en actividades para que ellos aprendan a lidiar con el miedo, que siempre estará! Gracias porque el hacerles ver que no están solos, me recuerda a mí lo mismo!

Gracias por algunos distribuidores, donde quizá por la cercanía de vieja data que existe, a veces llego a  comportarme de una forma que no quiero ser: cruel, por resaltar primero lo negativo de un trabajo o por juzgar como débil una respuesta ante una situación.  Gracias por ese papel que juega mi vieja amiga y distribuidora, para llevarme a reconocerme como el alma compasiva que quiero ser.

Gracias a un almita que tenía conmigo una deuda importante de vieja data, deuda a la que le hice seguimiento por años, para darme cuenta que esa plata no me ha hecho falta, y que la verdad me complacía más tener el placer de volver a compartir con un alma tan dulce y especial, y decidí condonar esa deuda, situación que a mí me hizo experimentar como un alma que suelta y es desapegada.

Gracias a esos amigos -mis hermanos del alma-, gracias a quienes di un paso más hacia mi acercamiento a Dios, y por lo cual me siento un alma en permanente proceso de expansión espiritual, que me llena de paz y gozo.

Gracias a esas hermanas del alma, a quienes les desvisto la mía, y gracias a quienes soy un alma libre de sentirse y exponerse tan frágil y vulnerable cuando es el caso… muchas veces!

Gracias por la conciencia que tengo de que mi cuerpo es el templo de esta alma de la que he hablado, y en razón de esto amo comer limpio, y hacer ejercicio, lo que me hace sentir un alma saludable, vital, con gran energía, e inspiradora en este propósito tan importante del cuidado de nuestro templo.

Gracias a un grupo de corredores que se reúne a estirar en un punto del parque donde yo corro, punto por donde yo paso cuando ya estoy en mi último tramo de regreso a casa, porque al detener ellos -uno a uno- su estiramiento, y contarse entre ellos que ahí vengo yo, para luego voltearse y quedarse mirándome, me hacen sentir muy sexy -un viso light del alma que soy :)-.

Gracias a los desafíos que he tenido que enfrentar durante el año, porque gracias a ellos, me he fortalecido, he ganado mayor confianza en mí, en mi proyecto, y por cuenta de los resultados en mi producción, me he experimentado como un alma líder que inspira a su equipo a través del ejemplo.

Gracias por mi actividad, porque gracias a la visión que me orienta y a la forma en la que desarrollo mi trabajo, me siento el alma libre que soy, me siento el alma que tiene claridad del gran propósito al que vino a esta experiencia.

Gracias a todos porque me hacen experimentarme como abundante en amor, en paz y en alegría.

Gracias por un año extraordinario y gracias de antemano por el que viene.

Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!!!

Acerca de princesschichina

Estoy en mis early-40’s, y por lo pronto pretendo –pues no siempre me resulta fácil ponerlo en práctica- vivir tranquila con mis concepciones de la vida, la función, las relaciones y el amor; concepciones que siento que al afinar y alinear más con mi verdadera esencia, cada vez se parecen menos a las de la gran mayoría de la gente. Rebelde desde siempre. Sin embargo también he visto que cada vez son más, aquellos que empiezan a pensar de una manera más crítica el propósito de su vida en este mundo. Podría decirse que hago parte de un grupo de la población que la 'masa' llamaría 'raro'. Nunca me he casado, y renuncié hace algunos años a una exitosa carrera corporativa en el mundo de las finanzas, para dedicarme a construir un proyecto empresarial en el área del Bienestar. En la función, un giro de ciento ochenta grados originado en un deseo de independencia que desencadenó en una intensa y apasionada búsqueda de libertad en todos los aspectos de la vida. En el amor, soltera, por romántica empedernida. No me voy a transar sino por lo que siempre he soñado. Adentrarme en estos caminos ha exigido grandes desafíos, entre otros, porque me ha tocado buscar paz y equilibrio en el bamboleo de cómo me he movido en este mundo: un sibarita en su búsqueda espiritual! Todo esto ha significado un proceso -vivido con mucha intensidad- de buscar más conscientemente lo que realmente soy en la esencia. Este blog busca compartir ideas y sentimientos en relación con todas estas vivencias, donde sin duda muchos se verán identificados.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De los acuerdos sagrados o de la Gratitud

  1. María José arango dijo:

    Diana espectacular, creo q nos sirve a más de uno

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s